Conservas Ana María gana la ‘olimpiada’ de la anchoaConservas Ana María gana la ‘olimpiada’ de la anchoa

//Conservas Ana María gana la ‘olimpiada’ de la anchoaConservas Ana María gana la ‘olimpiada’ de la anchoa

Conservas Ana María gana la ‘olimpiada’ de la anchoaConservas Ana María gana la ‘olimpiada’ de la anchoa

Conservas Ana María, una empresa familiar nacida en 1996 ha sido la ganadora de la cata-concurso celebrada en la Feria de la Anchoa de Santoña,

Conservas Ana María, una empresa familiar nacida en 1996 ha sido la ganadora de la cata-concurso celebrada en la Feria de la Anchoa de Santoña,

una auténtica olimpiada para este sector, ya que la población cántabra es el principal punto de elaboración de anchoa artesanal del país y, en realidad, del mundo, puesto que en ningún otro lugar se da una concentración semejante de elaboradores, tanto en cantidad como en calidad.

Un jurado compuesto por expertos, y en el que cada año se incluye a un invitado popular –en esta ocasión el actor Jorge Sanz– decidió en una cata ciega entre las 16 marcas de prestigio que se han presentado esta vez al concurso convocado por la Cofradía de la Anchoa de Cantabria y decidió en función del sabor, apariencia, textura y aroma. Además de proceder del Mar Cantábrico (la especie engraulis encrasicolocus) y de ser procesada de forma artesanal, la anchoa debe tener buen tamaño, un aspecto firme y carnoso, haber recibido la curación adecuada y conservar el punto de sal exacto.

La Feria de la Anchoa coincide con la costera anual de esta especie de gran importancia económica para los puertos del Cantábrico y que en esta campaña está dando lugar a importantes desembarcos. En esta ocasión la Feria ha contado con 22 marcas expositoras (no todas se presentaron al concurso) y ha vuelto a convertirse en una gran fiesta popular de primavera, que atrae a gente de muchos otros lugares, para disfrutar de una de las delicatessen más reconocidas de la costa cantábrica, la anchoa, un bocarte procesado en salazón, casi siempre por manos femeninas, y aderezado en aceite de oliva, cuya técnica fue introducida por elaboradores italianos llegados a España a finales del siglo XIX para aprovechar los grandes bancos de bocarte que ofrecía el Cantábrico.

Conservas Ana María conserva su estructura de empresa familiar, aunque es una de las que más ha crecido en los últimos años, y ya cuenta con medio centenar de trabajadores, dedicados al envasado de productos del mar, con un especial protagonismo de las anchoas, que exportan a varios países europeos, y del bonito.

 

Si lo deseas puedes descargar la noticia en .pdf del Diario Montañés.

una auténtica olimpiada para este sector, ya que la población cántabra es el principal punto de elaboración de anchoa artesanal del país y, en realidad, del mundo, puesto que en ningún otro lugar se da una concentración semejante de elaboradores, tanto en cantidad como en calidad.

Un jurado compuesto por expertos, y en el que cada año se incluye a un invitado popular –en esta ocasión el actor Jorge Sanz– decidió en una cata ciega entre las 16 marcas de prestigio que se han presentado esta vez al concurso convocado por la Cofradía de la Anchoa de Cantabria y decidió en función del sabor, apariencia, textura y aroma. Además de proceder del Mar Cantábrico (la especie engraulis encrasicolocus) y de ser procesada de forma artesanal, la anchoa debe tener buen tamaño, un aspecto firme y carnoso, haber recibido la curación adecuada y conservar el punto de sal exacto.

La Feria de la Anchoa coincide con la costera anual de esta especie de gran importancia económica para los puertos del Cantábrico y que en esta campaña está dando lugar a importantes desembarcos. En esta ocasión la Feria ha contado con 22 marcas expositoras (no todas se presentaron al concurso) y ha vuelto a convertirse en una gran fiesta popular de primavera, que atrae a gente de muchos otros lugares, para disfrutar de una de las delicatessen más reconocidas de la costa cantábrica, la anchoa, un bocarte procesado en salazón, casi siempre por manos femeninas, y aderezado en aceite de oliva, cuya técnica fue introducida por elaboradores italianos llegados a España a finales del siglo XIX para aprovechar los grandes bancos de bocarte que ofrecía el Cantábrico.

Conservas Ana María conserva su estructura de empresa familiar, aunque es una de las que más ha crecido en los últimos años, y ya cuenta con medio centenar de trabajadores, dedicados al envasado de productos del mar, con un especial protagonismo de las anchoas, que exportan a varios países europeos, y del bonito.

Si lo deseas puedes descargar la noticia en .pdf del Diario Montañés.

Por |2016-05-09T09:34:57+00:00mayo 6th, 2016|Prensa|Comentarios desactivados en Conservas Ana María gana la ‘olimpiada’ de la anchoaConservas Ana María gana la ‘olimpiada’ de la anchoa

Sobre el autor:

Usamos cookies para mejorar esta tienda. Más información ACEPTAR
Aviso de cookies